El mundo se acaba el viernes

Profecía 2012

O al menos eso es lo que les gusta pensar a muchos. Y digo les gusta debido a que, a pesar de que el imaginarse que eso sea cierto les da miedo, al mismo tiempo una parte de su cerebro tiende a querer creerlo, y hasta a difundirlo.

En incontables ocasiones ya he escrito en este blog sobre la necesidad primitiva de la humanidad de encontrar amenazas donde no existen. No es una teoría ni con falta de pruebas ni con falta de postulantes, ya que muchos importantes científicos e investigadores (junto con filósofos del estilo “no-alucín”) han llegado a la conclusión, a través de la historia moderna, que el miedo juega un papel demasiado importante en la sociedad actual.

Nos asusta pero nos gusta.
Cómo ya lo expliqué en un post anterior que también se trataba del 2012 (y que al parecer ya olvidaron muchos de quienes me sugirieron escribir sobre este tema), el miedo es un instinto primitivo que evolucionó para que los humanos pudieran sobrevivir en el ambiente en el que evolucionaron y en el que vivimos por cientos de miles de años. Sin embargo, desde hace unos pocos siglos, ese ambiente ya no existe, pero ese instinto sigue ahí, “haciendo su trabajo” de tender a mantener con miedo a la gente, a pesar de que la nuestra en general es ya una sociedad sin los peligros de la vida salvaje en la que evolucionaron nuestros ancestros. (Para más información al respecto, leer este otro post).

Así, debido a que ese instinto aun sigue en nuestros cerebros, las élites (léase los gobernantes, las religiones, los millonarios y uno que otro loco) se han estado aprovechando de él, utilizándolo (y no digo que conscientemente, es decir, con conocimiento racional del mismo, necesariamente) para sus propios fines de control y explotación del resto de la población. En otras palabras, el miedo en la sociedades modernas es una herramienta de control.

Y con esto no estoy diciendo que todo a lo que le tiene miedo la humanidad en algún punto de la historia es creado por esas élites. Lamentablemente como es algo instintivo y parte del cerebro humano naturalmente, miedos como el advenimiento del Fin del Mundo son miedos recurrentes que a veces son iniciados prácticamente “sin querer” por alguna persona o grupo que “encontró” (según él o ellos) en algún mito o teoría mal comprendida la profecía del Fin del Mundo.

La profecía del 2012.
¿Entonces, qué pasará el próximo viernes 21 de Diciembre? En una sola frase: nada fuera de lo ordinario o lo preparado por los mismos creyentes en el susodicho apocalipsis maya. Con la excepción de alguno que otro suicidio (posiblemente en masa) y los eventos que han estado planeando muchos fans de la nueva era, el viernes será un día como cualquier otro 21 de diciembre de cada año: el solsticio de invierno (cuando desde la Tierra el Sol alcanza su declinación más sureña de 23.5 grados, es decir, cuando nuestro Polo Norte se encuentra más lejos del Sol). Y eso pasa cada año entre el 20 y el 23 de Diciembre.

Sin embargo, varias “teorías” (para saber por qué lo escribo con comillas lean este otro post) han surgido desde hace ya algunos años sobre lo que va a pasar según los creyentes en el Apocalipsis Maya de este año. Estas son las principales, con su respectiva desmitificación por parte de los astrónomos de la NASA.

¿De dónde se originó la predicción que señala que el mundo se acabará en el 2012?
Al parecer esa historia comenzó con las afirmaciones de que Nibiru, un planeta que supuestamente habría sido descubierto por los antiguos sumerios, se dirige directo hacia la Tierra. Esta catástrofe inicialmente fue prevista para mayo de 2003, pero como no pasó nada, la fecha del fin del mundo se adelantó a diciembre de 2012 y así (para sonar más plausible) fue vinculada al fin de uno de los ciclos que figuran en el antiguo calendario Maya sobre el solsticio de invierno en 2012. Así, se ha declarado que la fecha prevista para el fin del mundo sería entonces el 21 de diciembre de 2012.

¿El calendario Maya realmente finaliza el 21 de diciembre de 2012?
Así como ocurre con el calendario que todos tenemos colgados en la pared de la cocina (que aunque termina el 31 de Diciembre no significa que no haya nada después del 31), el fin del calendario Maya no significa que el tiempo deje de existir después del 21 de diciembre de 2012. Esta es la fecha en la que termina calendario Maya de Cuenta Larga (uno de los tres que utilizaban). Pero así como cuando nuestro calendario de 365 días termina el 31/12 y vuelve a comenzar en el 1/1, lo que se termina es ese “año” maya, dando lugar a uno nuevo.

¿Es verdad que la NASA predijo un “apagón total” en la Tierra entre el 21 o 23 y el 25 de diciembre?
No, absolutamente no. Ni la NASA ni ninguna otra organización científica ha pronosticado un apagón de algún tipo. Los falsos reportes acerca de una situación como ésta, hablan de una especie de “alineación universal” o “la entrada de la Tierra en una órbita especial” que provocará un apagón total a nivel mundial, dejando todo sin energía eléctrica. Esto es falso, no existe semejante cosa, no habrá ninguna alineación.

¿Pueden alinearse los planetas de una forma particular en la que la Tierra se vea afectada?
No hay alineaciones planetarias en las próximas décadas e incluso, si hipotéticos alineamientos ocurriesen, sus efectos para con la Tierra serían insignificantes. Por ejemplo, una alineación planetaria importante tuvo lugar en el año 1962 y otras dos sucedieron durante los años 1982 y 2000. Cada diciembre, la Tierra y el Sol se alinean con el centro aproximado de la Vía Láctea, pero esto no es más que un evento anual con ninguna consecuencia.

En los diferentes medios de comunicación se ha hablado sobre una enana marrón, un planeta llamado Nibiru, Eris o un planeta X que estaría acercándose a la Tierra. ¿Es verdad o existe alguna amenaza para nuestro planeta?
No, absolutamente no. Tanto la historia de Nibiru como las demás historias acerca de planetas descarriados que chocarán contra la Tierra son sólo una mala broma de Internet. No hay ninguna base científica capaz de sostener estas afirmaciones. Si Nibiru o un planeta X fuesen reales y se dirigiesen a un encuentro directo con la Tierra en el 2012, los astrónomos habrían estado siguiendo el más mínimo detalle por lo menos durante la última década y por supuesto, semejante fenómeno ahora mismo sería visible. Todos podríamos verlo a simple vista observando el cielo. Obviamente, no existe semejante amenaza. En cambio Eris es real, pero es un planeta enano muy similar a Plutón, que se mantendrá en el Sistema Solar exterior y que lo más cerca que podrá llegar a estar de la Tierra, es a unas 4 billones de millas.

¿Cuál es la teoría del cambio polar? ¿Es cierto que la corteza de la Tierra hace un giro de 180 grados alrededor del núcleo en cuestión de días y sino en horas?
Un cambio en la rotación de la Tierra es imposible (recuerden los efectos del Terremoto Sendai). Pero eso es irrelevante a las teorías de inversión de los polos de rotación.

Muchos de los sitios web (y libros) que hablan de desastres al respecto, simplemente están intentando engañar a la gente. En estas publicaciones se afirma una relación entre la rotación y la polaridad magnética de la Tierra, con una inversión magnética que tiene lugar cada 400.000 años en promedio. La inversión de polaridad sucede, pero por lo que sabemos, tal inversión magnética no causa ningún daño a la vida en la Tierra, ni tiene nada que ver con el cambio o la inversión de la rotación de nuestro planeta.

Desde la comunidad científica se señala que el hecho de que una inversión magnética repentina suceda en los próximos milenios es algo muy poco probable ya que normalmente esa transición dura miles de años en completarse.

¿La Tierra corre el peligro de recibir el golpe de un meteorito en el 2012?
La Tierra siempre fue objeto de impactos, tanto de cometas como de asteroides, pero grandes golpes pocas veces han ocurrido, esto sería algo muy raro. El último gran impacto que ha recibido nuestro planeta ocurrió hace más de 65 millones de años y al parecer extinguió a los dinosaurios. Hoy los astrónomos de la NASA llevan a cabo una gran investigación para encontrar cualquier gran asteroide cercano a la Tierra, y en tal caso lo sabríamos mucho antes de que llegue.

La NASA ya ha determinado que no existen asteroides tan grandes como el que mató a los dinosaurios ni ninguno capaz de considerarse una amenaza. Todo este trabajo se realiza de forma abierta, con los descubrimientos publicados día a día en el sitio oficial de la Nasa (NASA Near-Earth Object Program Office) para que así todos puedan ver por sí mismos que no hay nada previsto que pueda golpear la Tierra en el 2012.

¿Existe el peligro de tormentas solares gigantes previstas para 2012?
La actividad solar tiene un ciclo regular, con picos que ocurren aproximadamente cada 11 años. Cerca de estos picos de actividad, las llamaradas solares pueden causar la interrupción de las comunicaciones por satélite, aunque los ingenieros están aprendiendo a construir productos electrónicos que están protegidos contra la mayoría de las tormentas solares. Pero no hay ningún riesgo particular asociado con el año 2012. El próximo máximo solar ocurrirá en un marco temporal de entre el 2012 y 2014 y ya está previsto que será un ciclo solar promedio, nada diferente al de los ciclos anteriores ocurridos a lo largo de la historia.

¿Cómo se sienten los científicos de la NASA acerca de las numerosas predicciones sobre el fin del mundo en el 2012?
Para cualquiera de las predicciones sobre hipotéticos desastres o cambios dramáticos en el año 2012, ¿donde está la ciencia? ¿Dónde está la evidencia? No hay ninguna y para todas las afirmaciones de ficción, ya sea las que se hacen en los libros, las películas, los documentales o en Internet, no podemos cambiar ese simple hecho. No existe evidencia científica para cualquiera de las afirmaciones expuestas que hablan de eventos inusuales y que supuestamente tendrán lugar en diciembre de 2012.

Tú cree lo que quieras creer, dijo House.
Cualquier explicación que suene científica y afirme alguna de esas teorías apocalípticas no es más que pseudociencia diseñada para hacer creer a los poco letrados en temas científicos… los cuales lamentablemente son muchos.

Pero si por alguna razón siguen teniendo miedo, recuerden que es evolutivo y muchas veces le tenderá a ganar a su racionalidad, y la única manera de combatirlo en esos casos es con conocimiento… de preferencia científico. Pero ustedes ya leen este blog.  Ya es algo.