Cuidado con los jugos

Deambulando por los anaqueles del supermercado en busca de jugo de naranja natural con todo y pulpa, me encontré en el mismo lugar bebidas tan diferentes que en realidad deberían encontrarse en estantes tan separados como las sodas se encuentran separadas de las frutas y verduras.

Y la razón de que las acomoden juntas no es coincidencia. Se encuentran en el mismo lugar porque alguien quiere que creas lo que le conviene, poniendo en juego la salud de sus consumidores.

Por eso, para que no vivas engañad@, esta vez explicaré lo que necesitas saber sobre los jugos. Y sobre las bebidas que parecen jugos.

No porque parezcam jugos lo son

Para comenzar, es necesario dejar claro que hay diferentes tipos de bebidas que comúnmente se confunden con jugos.

¿Has leído alguna vez la descripción que se encuentra debajo de la marca del producto líquido? ¿Cuántas dicen “Jugo de X fruta”?

La verdad es que muy pocas bebidas no carbonatadas son en realidad jugos ya que, según la Norma Oficial Mexicana NOM-173-SCFI-2009, solamente pueden considerarse jugos las bebidas elaboradas con el jugo de la fruta sin incluir azúcar extra.

Pero la gran mayoría de lo que creemos que es jugo es en realidad lo que se conoce como néctar de fruta.

Y olvídate de la idea de que si es de néctar es natural. La cruda (pero dulce) realidad es que néctar de fruta es una manera en la cual se le puede llamar legalmente a una bebida para que la gente crea que es jugo, pero que utiliza azúcar añadida para ser lo suficientemente dulce y manejable como para que sea negocio venderla.

Además, y mucho más importante para tu salud, la mayoría de los néctares tienen el doble o el triple de azúcar que lo que contendría su equivalente natural.

Jugo Natura de Sonrisa

No porque sean jugos serán saludables

Otra idea que debes desechar es que un jugo (aun uno que en realidad es extraído de la fruta y no contiene azúcares añadidos) es bueno para tu salud.

Aunque, como el ejemplo que me encontré en el supermercado (y cuya foto acompaña a este texto), un jugo pregone que no contiene azúcar añadido y que proviene directamente de la fruta, en realidad no deja de ser tan nocivo en cuanto a cantidades de azúcar como lo es, por ejemplo, una Coca-Cola.

Aunque en su empaque nos transmite la idea de algo natural y hasta tradicional, este jugo que es extraído directamente de la uva no es tan natural ya que para ser producido comercialmente pasó por un proceso de “reconstitución” en el cual se le agregó agua y hasta saborizantes naturales.

Así que, una cosa es que sea jugo “natural” y otra muy diferente es que sea realmente jugo como el que se hace caseramente.

Contenido Nutricional

Hasta la etiqueta lo dice

Aunque pocos se preocupan por leerlos, esos nuevos cuadritos redondeados que desde el 2015 aparecen en las etiquetas y envases de varios alimentos procesados, (incluidos los jugos) afortunadamente ya nos dicen qué tan “nutritivo” es un jugo.

Sólo necesitas leer el porcentaje de azúcar que te aportará el consumir el contenido del envase. Y no olvides verificar si los porcentajes se refieren a todo el contenido o solamente una porción, ya que esta es otra manera de engañarte que usan las marcas.

Y si en realidad resulta que es jugo y no néctar ni jugo reconstituido (como por ejemplo un Único Fresco de Júmex), es importante considerar que aunque lo parezca, tomarte solo el jugo de una fruta nunca será lo mismo que comerte la misma cantidad de calorías de la fruta completa.

Y la razón es simple: al consumir el jugo, sólo estas ingiriendo el agua, el azúcar natural de la fruta (fructosa) y una parte de los nutrientes que originalmente existen en el fruta con todo y su pulpa.

Todo ese azúcar se va directo a tu hígado para ser absorbido, rondar por todo tu organismo y, aparte, convertirse en grasa.

En cambio, al consumir la fruta completa, la abundante fibra de la misma no solo evita que gran parte del azúcar innecesario sea metabolizado y convertido en grasa, sino que te hace sentir más satisfech@, lo cual evita que consumas mas azúcar de la necesaria.

Además, toda esa pulpa que masticas contiene más nutrientes (vitaminas, minerales y antioxidantes) que el jugo solo.

Así que, si por practicidad necesitas consumir jugo, que en realidad sea directo de la fruta (sin siquiera agua añadida) y, muy importante también, solamente tomarte una porción (o menos) a la vez y no todo el contenido del envase.

Ah, y no lo tomes para sustituir al agua. Hacer esto casi te asegurará diabetes dentro de algunos años.

Jugos Natules

Deja un Comentario