Noticias falsas en las redes sociales

Por qué las redes sociales no son un medio informativo confiable.

Las noticias falsas en redes sociales

La semana pasada pregunté en mi perfil de Facebook qué sabían mis amigos sobre el sistema planetario Trappist-1, nota que fue muy publicada, compartida y comentada hace unas semanas.

Sin embrago, la pregunta no fue para obtener información y escribir al respecto explicando el tema como en otras ocasiones (para eso les recomiendo este video de El Robot de Platón), sino para analizar lo que se les quedó a algunos sobre la noticia, reportada de distintas formas en varios medios y especialmente en redes sociales.

Y digo en las redes sociales debido no a que sean una fuente informativa especialmete fidedigna, sino a que para bien y para mal, este es el medio que se está convirtiendo en la principal fuente de noticias de mucha gente.

¿Para bien y para mal? ¿Qué no es bueno siempre que la gente esté informada, independientemente del medio?

No. Porque como te decía tu abuelita: las cosas de quien vienen.

Siempre.

Las redes sociales no son un medio informativo

“Lo leí en internet”, “lo ví en Facebook”, o “lo compartió un amigo”, lamentablemente son las respuestas que comúnmente escuchamos los inquisitivos cuando preguntamos “¿dónde supiste eso?” sobre alguna “noticia” de moda que nos cuentan en la calle o en el trabajo.

Y lo califico como lamentable no porque las redes sociales o internet no puedan ser medios que nos sirvan para estar correctamente informados, sino porque la validez de la información que encontramos no depende del medio por el cual la accesamos, sino de su publicador.

Y la facilidad con la que casi cualquiera puede publicar en la era de internet algo que puede llegar a miles o a millones de personas es lo que ha hecho un arma de doble filo a internet y más específicamente a las redes sociales web.

¿Por qué creen que un asteroide ha estado cerca de chocar con La Tierra varias veces?

Precisamente porque no es cierto, pero nos llamaría la atención que lo fuera. Y lo hace cada tanto tiempo con la proliferación de alguna variante de este tipo de noticias falsas casi cada año.

Que “en internet” hayas leído un titular que decía que la NASA ocultó que un asteroide se acercaría peligrosamente a la Tierra, no quiere decir que sea verdad. Ni aunque la nota diga que la NASA lo dijo.

Lo que debemos preguntarnos es: ¿quién dice que la NASA dijo eso? Es decir, de cuál página web o fanpage de Facebook viene la “noticia”.

En otras palabras: si la noticia suena alarmante, intrigante o susprendente, siempre verifica la fuente.

Si suena increíble o sensacionalista, seguro no es verdad. O al menos no de la forma que lo leíste en el meme que te mandó tu tía fan de “Piolín”, o tu primo aficionado a los videos de gente que resulta lesionada por andar “cumpliendo retos”.

Las redes sociales promueven las noticias falsas

El mismo Mark Zuckerberg, creador de Facebook, reportó el plan de su empresa para combatir la desinformación que prolifera en su red social. “Tomamos esta responsabilidad con seriedad”, especificó, y explicó que se encuentran  desarrollando algoritmos que automáticamente clasifiquen la información por su veracidad y no permitan que noticias falsas o mal reportadas se hagan virales.

Pero el problema es que no lo hace por simple responsabilidad, sino porque el algoritmo que hace tan efectivo a Facebook como una red social, ya ha causado problemas mucho muy serios por la forma en que promueve la viralización de “noticias”.

Esto debido a los innumerables reportes de que las pasadas elecciones presidenciales en Estados Unidos fueron influenciadas por la táctica del esparcimiento de noticias falsas o tendenciosas, lo cual fue inclusive atribuido a la misma red social de Zuckerberg como si Facebook como empresa hubiera estado involucrada directamente. Coludida, pues.

De esta forma, aunque la mecha estuvo siempre prendida y causando estragos, esta vez ya explotó la bomba porque, de una forma u otra, la manera de funcionar de Facebook sí fomenta que la información más comentada sea la que se distribuya más.

¿Y cuál es el tipo de información más comentada? La sensacionalista. Sea verdad o sean noticias falsas.

Solamente necesitan imaginarse al algoritmo de Facebook llegando a esta conclusión cada vez que analiza automáticamente a lo que le das like o compartes: “Esto parece gustarle a esta persona, entonces le daré más de lo mismo”.

Estar malinformado también es tu culpa

Pero sería muy fácil hecharle la culpa a Facebook de nuestra tendencia a promover noticias sin fuentes verificadas.

La primera señal de que no sabes cómo informarte y solo te interesó lo sensacionalista de la nota es decir: “lo vi en Facebook”. O peor aún, “lo vi en Internet”.

Si las redes sociales ya son el único medio por el cual mucha gente está informada diariamente, lo menos que esa gente debe hacer es discriminar entre quiénes (agencias, sitios web, empresas) están publicando las nota que tanto les llaman la atención, y dejar de creer que todo lo que sale en un medio como Facebook viene de la misma fuente.

Porque es un gran negocio crear información que se vuelve popular y multicompartida, y a las empresas que sacan provecho de eso no les interesa si la información es verídica o exacta con tal de que sea, primeramente, popular. De ahí la efectividad de las noticias falsas.

Así que siempre recuerda esto: que tenga muchos likes y shares, o que tu amigo lo haya compartido, no es una garantía de veracidad.

Que la nota venga de una página web desconocida con anuncios de productos milagro, no es lo mismo que venga de un periódico de renombre y con décadas de experiencia en periodismo.

O más fácil, que tu tía sea experta en compartir frases “motivacionales” con imágenes de “Piolín”, no es garantía de que sea experta en temas de divulgación científica. Así que cuando te diga que “descubrieron un palaneta como la Tierra” o “descubrieron cerca un planeta con vida”, pregúntale cuál es su fuente.

Y si te dice que “lo vio en internet”…

 


NOTA ACLARATORIA: La NASA NO DESCUBRIÓ NI “UN PLANETA COMO LA TIERRA” NI “UN PLANETA CON VIDA”. Lo que confirmaron (porque desde el 2015 ya había sido descubierto ese sistema planetario, y no por la NASA), fue que efectivamete TRAPPIST-1 tiene al menos 3 planetas rocosos en lo que se considera su “zona habitable”, lo cual los hace probablemente similares a la Tierra en varias de las condiciones en las que la vida como la conocemos podría desarrollarse. Pero ESO es todo.

Pero ya no suena tan sorprendente así, ¿verdad?

Para saber si hay o no vida y qué tan similar son a la Terra faltan muchas más investigaciones con tecnología mucho más avanzada. Además, la estrella es muy diferente a nuestro Sol, por lo que el sistema planetario de TRAPPIST-1 tiene órbitas muy diferentes a las del Sistema Solar.

Aldo Bartra se los puede explicar mejor (y “con monitos”) en este video de su canal El Robot de Platón.