Los aminoácidos y su importancia en tu cuerpo

Esenciales y no esenciales ¿cuál es la diferencia?

La importancia de los aminoácidos

Seguro has escuchado la publicidad de ciertos productos “saludables”, especialmente proteínicos, que pregonan contener aminoácidos. Más comunes entre las personas asiduas al gimnasio y ejercicio de fuerza y alto rendimiento, estos productos también son consumidos por personas que no comprenden si los necesitan o no, o en qué cantidad.

Así que, para que no seas una de esas personas que compran productos que no necesitan, y para que sepas lo que significan tantas siglas en tu licuado (BCAA, AAEE, etc.), primero debes saber que qué son las proteínas.

Tu cuerpo está hecho de proteínas

Si pudiéramos considerar alguna molécula que constituye nuestro organismo como la base de todo, esa molécula sería la proteína. Tánicamente muchas proteínas.

Las proteínas son los bloques constructores de la vida. Desde el principio de un nuevo organismo, la expresión del ADN ordena y coordina la formación de proteínas cada vez más complejas que van construyendo los órganos, incluidos los humanos.

Por esto, para llevar una vida sana, es esencial el consumo de alimentos ricos en proteínas. Básicamente comiendo proteína es como le damos a nuestro organismo la materia prima para a su vez metabolizar de estas las partes esenciales que necesita para seguir manteniendo nuestro cuerpo en funcionamiento.

Y esas partes esenciales que se metabolizan de las proteínas son los aminoácidos. Técnicamente estos son los elementos esenciales para la construcción y el funcionamiento de la vida como la conocemos en el paneta.

Los aminoácidos son compuestos orgánicos que ayudan a nuestro cuerpo a metabolizar la comida, crecer, reparar tejidos, ejecutar muchas otras funciones en el proceso metabólico, y hasta si es necesario generar energía.

Sin embargo, en el argot de la salud y la nutrición, existen divisiones entre los aminoácidos que extraemos de las proteínas que consumimos y los que se originan en nuestro propio organismo.

Sintetizando aminoácidos

Aunque existen muchos tipos de aminoácidos, existen 22 específicos que tu cuerpo necesita regularmente. De esos 22, tu cuerpo puede elaborar por sí mismo 13.

Aunque no somos plantas, los animales sí sintetizamos ciertas sustancias que pueden considerarse nutrientes para nuestro organismo, y unas de las más importantes son algunos aminoácidos los cuales, si no los obtenemos externamente, de cualquier forma son elaborados por nuestro metabolismo cuando son necesarios.

Este proceso toma varias formas pero en general consiste en descomponer proteínas que consumimos y, además de extraer aminoácidos de las mismas, mezclarlos con otras moléculas para crear aminoácidos nuevos que también son necesarios para nuestro organismo.

Por esto, hasta en aminoácidos hay clases, y existen los aminoácidos esenciales, los condicionales y los no esenciales. Sin entrar en muchos detalles innecesarios para el punto divulgativo de este artículo, a continuación los analizamos.

Alimentos ricos en aminoácidos

Los aminoácidos escenciales

Como su nombre lo dice, esos son aminoácidos necesarios. Pero son llamados esenciales no solo porque lo sean para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, sino porque necesitamos conseguirlos externamente y es esencial conseguirlos de los alimentos.

Es decir que estos aminoácidos no pueden ser sintetizados por nuestro organismo de las proteínas, de forma que tienen que ser parte de nuestra dieta.

¿Cuáles son los aminoácidos esenciales y en cuáles alimentos los podemos encontrar?

  1. Isoleucina. Las claras de huevo contienen la mayor cantidad de este aminoácido. También lo encuentras en el pavo, la soya, el pollo, borrego y cangrejo. También en varios tipos de peces como marlín y atún.
  2. Valina. De nuevo, en las claras de huevo. También lo encuentras en el berro, espinacas, algas, carne de alce y pavo.
  3. Leucina. Se encuentra en la soya, las algas y la carne de alce. Y las claras de huevo también son fuente de este aminoácido, al igual que el pollo. También lo encuentras en el atún.
  4. Fenilalina. Lo encuentras en las carnes como la de puerco, res, pavo, ternera y borrego. También en el salmón y hasta en algunas harinas como la de semilla de algodón y la de sésamo.
  5. Troptófano. Aunque lo encuentras normalmente en el pavo, encuentras más de este aminoácido en carne de alce y león marino. Otras fuentes menos exóticas son algas, soya, claras de huevo y espinaca.
  6. Treonina. Las mayores fuentes de este aminoácido son el berro y las espinacas. Si embargo, también lo encuentras en la carne de alce, de pavo y tilapia. Y no olvidemos la clara de huevo y la soya.
  7. Metionina. Otra vez en la clara de huevo. Pero también lo encuentras en el atún y el marlín, en las carnes de alce, pavo y pollo también lo puedes incluir en tu dieta. Encontrarás más metionina en la langosta y el cangrejo.
  8. Lisina. La encuentras engrandes cantidades en la pechuga de pollo y pavo. El pescado es tu siguiente opción. También lo encuentras en el berro, las algas y el perejil concentraciones significantes.
  9. Histidina. Lo encuentras en mayores cantidades en carnes de animales de caza. Venado, jabalí y antílope son las primeras fuentes de histidina. El puerco también es una buena fuente, así como pescados como el marlín, bacalao y atún. Pollo, pavo y habichuelas también lo contienen.

Aminoácidos no esenciales

Significa, como ya analizamos anteriormente, que nuestros cuerpos producen estos aminoácidos, aun cuando no los obtengamos directamente de los alimentos que consumimos.

Los aminoácidos no esenciales son: alanina, asparagina, ácido aspártico y ácido glutámico.

Es necesario aquí dejar claro que el hecho de que se llamen no esenciales no quiere decir que el cuerpo pueda funcionar bien sin ellos, sino solamente que no es esencial consumir alimentos que los contengan, los cuales en la mayoría de los casos son alimentos similares a en los cuales podemos encontrar los esenciales.

Aminoácidos condicionales

Los aminoácidos condicionales por lo regular no son esenciales, y por eso también se consideran en la categoría anterior, sin embargo, la diferencia es que el organismo puede tener momentos de enfermedad y estrés en los cuales conseguirlos externamente es necesario, es decir, que se pueden convertir en esenciales en ciertas condiciones.

Los aminoácidos condicionales incluyen: arginina, cisteína, cistina, glutamina, tirosina, glicina, hidroxiprolina, prolina y serina.

Estos normalmente también se encuentran en los mismos alimentos proteínicos. Sin embargo, cuando el cuerpo necesita estos amino ácidos, muchas veces es necesario suministrárselos a través de suplementos ya que en esas circunstancias especiales, el cuerpo puede de hecho necesitar más de los que comúnmente requiere.

Suplementos proteínicos

¿Los necesitas en suplementos?

La respuesta rápida es: si no llevas acabo ejercicio o actividad física demandantes, no necesitas aminoácidos en suplementos.

Por ejemplo, los BCAA (del inglés branched-chain amino acids) son los aminoácidos de cadena ramificada: leucina, isoleucina y valina. Los BCAA son los suplementos más usados en el campo de la nutrición deportiva y el fisicoculturismo debido a sus conocidos efectos positivos para ganar masa muscular.

Como podemos suponer, estos y otros aminoácidos comunes en el mundo del gimnasio son necesarios en forma de suplemento debido a que en un ambiente de estrés muscular y de actividad física, el organismo requiere de más aminoácidos para obtener energía y reponer tejidos. También para generar nuevo tejido como en el caso del ejercicio de fuerza para obtener musculatura, como en el caso de los fisicoculturistas y otras disciplinas.

Sin embargo, es común ya que en el mercado se ofrezcan mil y un productos que te quieren hacer pensar que los necesitas aunque no estés llevando una rutina de ejercicios de fuerza en el gimnasio o un entrenamiento físico demandante.

Los aminoácidos que puedes extraer de los polvos y shakes de proteínas comerciales solo serán aprovechados por un cuerpo que se está esforzando lo suficiente como para necesitar reparar músculo dañado por ejercicio dedicado, como que llevas a cabo en sesiones de levantamiento de pesas o para aumentar la fuerza en corredores que que entrenan religiosamente.

El resto de las personas, para quienes su rutina de ejercicio no es más que aerobics, yoga, o joging para mantener la salud cardiovascular o inclusive rutina de ejercicio para quemar grasa, no necesitan suplementos proteínicos ya que con una dieta balanceada, y especialmente rica en alimentos que naturalmente contienen proteína, tendrán los suficientes aminoácidos para un correcto desarrollo muscular y metabólico.

Además, consumir suplementos alimenticios proteínicos no te ayudará ni a adelgazar ni a desarrollar músculo por sí mismo si no viene acompañado de suficiente actividad física.

Y no necesitamos mencionar que muchas de las personas atraídas por la publicidad de ese tipo de productos, los encuentran atractivos precisamente porque les gusta pensar que les ayudarán a no tener que hacer el suficiente ejercicio. Nada más alejado de la realidad.

La realidad es que no necesitas consumir tanto aminoácidos esenciales como no esenciales en cada comida, mas sin embargo debes conseguir el balance apropiado de estos durante todo el día para una salud general. Después de todo, esta es una de las razones por las que nuestra especie evolucionó para consumir alimentos muy variados. Incluida la carne, aunque los veganos digan lo contrario.

Así que, como te lo dicta tu dieta original: que tu plato contenga, si es posible, un tercio de alimento rico en proteína. Y que sea de diferentes tipos de proteína durante la semana.