La tecnología que nació para conectar a las personas fomentando la sociabilidad y la interacción, ahora se está corroborando que está provocando el efecto contrario: depresión crónica.
LEER MÁS